Skip to content

¿Con qué se toma el mezcal? Descubre la riqueza de esta bebida

El mezcal, una joya de la cultura mexicana, ha ganado una creciente popularidad tanto en México como en el escenario internacional.

Esta bebida destilada, conocida por su sabor robusto y auténtico, se ha convertido en un símbolo de tradición y artesanía. 

Sin embargo, para apreciar plenamente la riqueza del mezcal, es esencial comprender cómo acompañarlo adecuadamente. 

Por ello, en este artículo, exploraremos las diversas formas de disfrutar esta bebida ancestral, desde las recetas tradicionales hasta las tendencias modernas en cócteles. 

Nueva llamada a la acción

¿Con qué se toma el mezcal?

El mezcal, con su profundo arraigo en la cultura mexicana, es una bebida que merece ser apreciada en su forma más pura. 

Beberlo solo, a sorbos pausados, tomarlo a “besitos”, te permite descubrir la complejidad de sus sabores ahumados y aromas distintivos, provenientes del agave silvestre y la destilación artesanal. 

Sin embargo, el mundo del mezcal es también un lienzo en blanco para la creatividad. 

A medida que te adentras en esta experiencia, descubrirás que el mezcal se presta maravillosamente para la creación de cócteles únicos y deliciosos. 

Así que, después de explorar su carácter único, te invitamos a aventurarte en el emocionante mundo de los cócteles de mezcal, donde los sabores tradicionales se fusionan con nuevas y emocionantes posibilidades.

Cócteles tradicionales con mezcal

El mezcal, con su carácter robusto y su rica herencia mexicana, es una base versátil para una variedad de cócteles tradicionales que deleitarán tus sentidos. 

Por ello, exploraremos algunas de las bebidas tradicionales y contemporáneas más destacadas que se elaboran con mezcal, ofreciendo recetas y consejos para que puedas disfrutarlas en casa.

1. Mezcalito

El mezcalito es una versión del Mojito tradicional pero con un giro ahumado. 

Para prepararlo, necesitas:

  • 2 oz de mezcal.
  • 1 oz de jugo fresco de limón.
  • 1 oz de jarabe de agave.
  • Sal para el borde del vaso.
  • Hielo.

Su preparación consta de los siguientes pasos:

  • Humedece el borde de un vaso con una rodaja de limón y luego sumérgelo en sal para obtener un borde escarchado.
  • En una coctelera, agita el mezcal, el jugo de limón y el jarabe de agave con hielo hasta que esté bien frío.
  • Cuela la mezcla en el vaso preparado sobre hielo.
  • Decora con una rodaja de limón.

2. Paloma de mezcal

La paloma de mezcal es una refrescante y efervescente bebida que resalta la nota ahumada del mezcal. 

Para preparar esta deliciosa bebida necesitas:

  • 2 oz de mezcal.
  • 1 oz de jugo fresco de pomelo.
  • 1/2 oz de jugo fresco de limón.
  • Soda o refresco de toronja.
  • Sal para el borde del vaso.
  • Hielo.

Su preparación consiste en:

  • Humedece el borde de un vaso con una rodaja de limón y luego sumérgelo en sal para 
  • obtener un borde escarchado.
  • Llena el vaso con hielo.
  • Agrega el mezcal, el jugo de pomelo y el jugo de limón.
  • Completa con soda o refresco de toronja.
  • Revuelve suavemente y decora con una rodaja de pomelo.

Para encontrar tu combinación preferida entre dulzura y un ligero sabor ahumado, te recomendamos experimentar con diferentes refrescos de toronja.

Paloma de mezcal

3. Mezcal mule

El mezcal mule es una variación del clásico moscow mule, que resalta la complejidad del mezcal. Los ingredientes son:

  • 2 oz de mezcal.
  • 1 oz de jugo fresco de limón.
  • 4 oz de cerveza de jengibre.
  • Hielo.

Su preparación es la siguiente:

  • Llena un vaso de cobre (o un vaso alto) con hielo.
  • Vierte el mezcal y el jugo de limón sobre el hielo.
  • Completa con cerveza de jengibre.
  • Revuelve suavemente y decora con una rodaja de limón.

Si eres una persona que prefiere las bebidas ácidas, te recomendamos ajustar la cantidad de jugo de limón según tu preferencia. 

mezcal mule

4. Mezcal negroni

El mezcal negroni es una variante audaz del clásico cóctel italiano. 

Para prepararlo, requieres:

  • 1 oz de mezcal.
  • 1 oz de Campari.
  • 1 oz de vermut rojo.
  • Una rodaja de naranja o cáscara de naranja para decorar.
  • Hielo.

Su preparación es bastante sencilla y consiste en:

  • Llena un vaso Old Fashioned con hielo.
  • Vierte el mezcal, el Campari y el vermut en el vaso.
  • Revuelve suavemente.
  • Decora con una rodaja de naranja o una cáscara de naranja.

Recuerda que puedes ajustar las proporciones de los ingredientes para adaptar el nivel de amargura y ahumado a tu gusto.

mezcal negroni

5. Mezcal old fashioned

El mezcal old fashioned es una versión ahumada y sofisticada del famoso y clásico cóctel. 

Si deseas prepararla necesitarás:

  • 2 oz de mezcal.
  • 1 terrón de azúcar o 1/2 oz de jarabe de azúcar.
  • 2-3 gotas de amargo de angostura.
  • Una rodaja de naranja y una cereza para decorar.
  • Hielo.

Para su preparación:

  • Coloca el terrón de azúcar en un vaso Old Fashioned y añade las gotas de amargo de angostura.
  • Agrega una cucharadita de agua y revuelve hasta que el azúcar se disuelva.
  • Añade hielo al vaso.
  • Vierte lentamente el mezcal sobre el hielo.
  • Decora con una rodaja de naranja y una cereza.

mezcal old fashioned

Para este cóctel es preferible elegir un mezcal joven, de carácter robusto, como el Mezcal Joven de Agave Espadín de Don Ramón Personalizado. 

Explorar estos cócteles tradicionales de mezcal es una forma emocionante de apreciar la riqueza y la versatilidad de esta bebida artesanal. 

No dudes en ajustar las recetas según tus preferencias personales y, sobre todo, disfruta de un buen momento acompañado de una exquisita bebida. 

Acompañamientos clásicos para el mezcal

En el mundo del mezcal, los acompañamientos son cómplices en la creación de una experiencia sensorial inolvidable. 

Entre los clásicos que realzan los sabores del mezcal, se destacan la naranja, el limón y la sal de gusano. 

A continuación descubriremos cómo estos elementos se han convertido en parte fundamental de la tradición mezcalera y cómo puedes elegirlos sabiamente según la variedad de mezcal que tengas en tu copa.

La naranja y el limón son dos acompañamientos clásicos que aportan un toque de frescura y acidez a la experiencia del mezcal. 

Estos cítricos, en sus diversas formas, realzan los matices y complejidades de la bebida alcohólica. 

1. Naranja

La naranja es un acompañamiento tradicional que se presenta en forma de gajos frescos o rodajas. 

Al morder un trozo de naranja y alternarlo con sorbos de mezcal, experimentarás cómo su acidez refrescante contrasta con la profundidad del mezcal, creando una sinfonía de sabores en tu paladar. 

Además, la dulzura natural del naranja equilibra la robustez del mezcal, convirtiéndola en una compañera armoniosa.

2. Limón

El limón, con su acidez brillante, es otro acompañamiento popular. Una rodaja de limón exprimida directamente en tu mezcal puede realzar sus notas cítricas y herbales. 

El limón, al igual que la naranja, proporciona una dimensión adicional al mezcal y abre un abanico de posibilidades de sabor.

Si lo deseas, puedes experimentar con ambos cítricos para descubrir cuál complementa mejor tu mezcal. Algunas personas prefieren la suavidad del naranjo, mientras que otras disfrutan de la nitidez del limón.

Entre otro de los acompañamientos clásicos que enriquecen la experiencia de degustar mezcal, uno destaca por su singularidad y arraigo en la tradición mezcalera: la sal de gusano. 

Este acompañamiento, cargado de historia y misterio, agrega una dimensión terrosa y fascinante al ritual de disfrutar esta venerable bebida. 

A continuación, descubriremos su influencia en las notas de sabor del mezcal, proporcionando una perspectiva profunda sobre cómo este acompañamiento se ha convertido en un elemento esencial de la cultura del mezcal.

3. Sal de gusano

Cuando se trata de disfrutar de la sal de gusano junto al mezcal, la tradición se encuentra en la simplicidad de su preparación. 

Una pequeña cantidad de esta sal se esparce en el dorso de la mano, formando una fina capa. Luego, se humedece ligeramente la sal para que se adhiera a la piel, creando una superficie que puedes degustar antes de tomar un sorbo de mezcal.

Este ritual, aunque aparentemente simple, es una experiencia que involucra varios sentidos para realzar la experiencia sensorial al máximo, convirtiendo cada sorbo de mezcal en un evento memorable.

Si deseas que se vuelva un momento aún más especial, te recomendamos el Mezcal Joven de Agave Espadín de Tequila Don Ramón Personalizado, que con su carácter robusto y complejo te cautiva desde el primer encuentro. 

Además, el Corte Diamante, una técnica artesanal de grabado de botellas exclusiva de Don Ramón Personalizado, te permite transformar cada instante en un momento único. 

mezcal sobre madera

Elige los acompañamientos según la variedad de mezcal

El arte de elegir los acompañamientos adecuados para tu mezcal es un acto sutil que puede mejorar significativamente tu experiencia. 

Esta elección, como el maridaje de un buen vino, depende en gran medida de la variedad de mezcal que tengas en tu copa y de tu propio paladar. 

Aquí te guiamos en este delicado proceso, explorando cómo la elección de acompañamientos puede transformar tu experiencia en un viaje sensorial aún más profundo y placentero.

Mezcal joven o blanco

Comencemos con los mezcales jóvenes o blancos. Estos destilados frescos y vívidos, conocidos por su pureza y carácter crujiente, se benefician de acompañamientos que realzan sus notas herbales y florales. 

La naranja, por ejemplo, es una elección clásica que agrega una dimensión cítrica y refrescante al mezcal joven. 

Sus matices ácidos se mezclan armoniosamente con la frescura del mezcal, creando una combinación que estimula el paladar.

Si buscas una opción más audaz, la sal de gusano también puede ser adecuada. Aunque suele ser asociada con mezcales más añejos, su sabor terroso y ahumado puede complementar sorprendentemente la viveza del mezcal joven.

Creando así un contraste intrigante que resalta los sabores herbales y florales de la bebida.

En este sentido, tenemos dos recomendaciones que transformarán tu velada en una noche maravillosa.  

Mezcal Joven de Agave Espadín

En primera instancia, un mezcal elaborado con una variedad de agave emblemática, el Mezcal Joven de Agave Espadín de Tequila Don Ramón Personalizado. 

Una joya líquida que captura la esencia misma de esta bebida ancestral preparada por los mejores maestros mezcaleros. 

El primer sorbo es una revelación, con una sensación alcohólica suave que acaricia el paladar.

El Mezcal Don Ramón Joven Espadín demuestra su calidad con una alta permanencia en boca, un testamento a la maestría con la que se ha elaborado. 

La elección de tomarlo solo o en bebidas preparadas con mezcal es tuya, porque este mezcal es versátil y se adapta a tus deseos.

Mezcal Joven de Agave Salmiana

En el vasto paisaje mezcalero de México, donde la tradición y la artesanía convergen en un abrazo ardiente, surge el Mezcal Don Ramón Joven Salmiana. 

Este es un viaje sensorial que se inicia en la cristalinidad de su botella personalizada y que te guiará por un universo de sabores y aromas inigualables.

Este mezcal muestra su grandeza con una majestuosa permanencia en tu boca. 

Con 40 grados de alcohol, cada trago prolonga la experiencia, permitiendo que los sabores y aromas se desplieguen gradualmente como un cuadro que revela sus detalles más íntimos. 

Cada momento que pasa es una nueva revelación, una celebración de la complejidad del mezcal y de la maestría con la que se ha elaborado.

Además, con el Corte Diamante nuestras botellas de mezcal se convierten un regalo especial para nuestros seres más queridos.  

Mezcal reposado o añejo

Por otro lado, los mezcales reposados o añejos, que han madurado en barricas de roble para desarrollar su complejidad y suavidad, requieren un enfoque diferente en cuanto a acompañamientos. 

Estos mezcales, con sus ricos matices de vainilla, caramelo y madera, pueden encontrar en el naranjo una aliada poderosa. 

Botella de mezcal sobre madera

Un brindis a la tradición y la innovación

En el vasto universo de sabores y aromas que ofrece el mezcal, la marca Tequila Don Ramón Personalizado brilla con un destello especial: el Corte Diamante. 

Esta técnica artesanal es el sello distintivo que transforma una experiencia mezcalera en algo realmente único y memorable.

Es un recordatorio de que el mezcal es una bebida arraigada en la tradición mexicana, pero también es un lienzo en blanco para la innovación y la creatividad. 

Tequila Don Ramón Personalizado te invita a explorar este mundo de posibilidades, desde las variedades clásicas hasta las interpretaciones modernas.

Así que, ya sea que desees celebrar la tradición o buscar nuevas fronteras, sumérgete en la riqueza del mezcal con Tequila Don Ramón Personalizado. 

Cada sorbo es un tributo a la diversidad y autenticidad de México, una invitación a brindar por la vida y disfrutar de la maravillosa simplicidad y complejidad que esta bebida atesora.

Finalmente, si este artículo fue de tu interés, te invitamos a leer otros como: ¿Qué es el maridaje? ¿Cuál es el perfecto para el tequila? o Historia del tequila: su origen y cultura

CTA personalizacion Tequila Don Ramon